Logo
Imprimir esta página

Loeb y Citroën: La pareja perfecta

Sébastien Loeb y Citroën son sin duda la relación más exitosa de la era del World Rally Car. La gran pregunta es: ¿podría alguno de los dos haber alcanzado los niveles que alcanzó sin el otro?

Jean-Marc Gales reflexionó sobre la pregunta y dio la respuesta perfecta.

El miembro del consejo de administración de PSA Peugeot Citroën sabía que era imposible subestimar la importancia de Sébastien Loeb para Citroën. Así que ni siquiera lo intentó.

"Su relación con Citroën es simbiótica", dijo el francés. "Siempre digo que Sébastien Loeb y Citroën es como París y la Torre Eifel: van juntos".

Gales hizo esa analogía en una temporada en la que el liderazgo de Loeb en un equipo que había hecho suyo estaba más amenazado. Fue en 2011, cuando Sébastien Ogier quería hacerse un nombre propio y escribir su propia historia.

Al final, como ha demostrado la historia, sólo había espacio para un Séb supersónico en Satory.

Para Citroën, siempre fue Loeb. Y para Loeb, siempre fue Citroën.

Pero, ¿quién fue el primero y podría haberse arreglado uno sin el otro?
Guy Fréquelin (a la derecha) detectó el talento de Loeb desde sus inicios

El fabricante de automóviles francés llegó primero. Y llegó con fuerza. ¿Recuerdas el Xsara Coupé? Presentado en 1998, fue posiblemente el coche de tracción delantera más avanzado que jamás haya ganado una prueba del Campeonato del Mundo de Rallyes.

Tras matar a los World Rally Cars en asfalto, la escuadra de Guy Fréquelin se puso a construir uno propio. El Xsara WRC aterrizó en España un par de años después y estuvo muy cerca de ganar en su debut en Cataluña. Unos meses más tarde, en Córcega, se impuso.

El Xsara participó en 58 pruebas del WRC y ganó 32 de ellas. Sólo cuatro de esas 32 victorias se las llevó un piloto que no fuera Loeb.

Fréquelin había visto a Loeb en las categorías inferiores y le convenció para que le apoyara. El joven alsaciano recibió algo de ayuda en una serie mono marca con los Citroën Saxo en Francia en 1999 antes de que se le dieran las llaves de un Xsara kit car para el Rallye du Var al final de la siguiente temporada. Ganó. Y ya no dejó de ganar durante la siguiente década.

En 2003, Citroën ya competía como equipo de fábrica en el WRC. Loeb, muy joven, estaba decidido a aprender de las superestrellas Colin McRae y Carlos Sainz. Superó a los dos. Desde el principio.

El director técnico Jean-Claude Vaucard adaptó el Xsara WRC a la perfección al estilo de pilotaje eficiente, minimalista y muy, muy rápido de Loeb y el acuerdo estaba hecho. En cada curva, en cada temporada, el coche era más rápido y la confianza de Loeb crecía.

Cuando Citroën se retiró del WRC para pasar 2006 desarrollando el sucesor del Xsara, Loeb probó un Ford Focus RS WRC. Miró, pero no se lanzó.

En su lugar, ganó otro título en un Xsara gestionado por Kronos. Luego se reincorporó al Ejército Rojo en un C4 WRC dirigido por el capaz sucesor de Vaucard, Xavier Mestelan-Pinon. La imagen puede que cambiase. El resultado no lo hizo.

Fréquelin dejó la dirección del equipo a finales de 2007, y Olivier Quesnel le sustituyó, pero la idea es que el eje de poder Fréq-Loeb se mantuvo mucho tiempo después. ¿Y por qué no?

Si Citroën era una familia, Guy y Séb eran en gran medida el padre y el hijo que construían un negocio que daría éxito a lo largo de las generaciones.

Antes de 2004, Francia había disfrutado de un título de pilotos para Didier Auriol. Loeb consiguió nueve de forma consecutiva y reconfiguró el concepto de éxito al más alto nivel de los rallyes. Citroën consiguió ocho títulos de constructores. 17 campeonatos en nueve años.

¿Podrían haberlo hecho el uno sin el otro? Ni de lejos.

La revolución francesa fue una pareja hecha en el cielo.

Este artículo forma parte de una serie de 25 historias que repasan los 25 años de la era del World Rally Car, que se publicarán todos los viernes a lo largo de 2021 en las semanas en las que no haya carreras.

© FIALP. Federación Insular de Automovilismo de La Palma. Diseño Web por Web Empresas