Escudería Costa Brava, 50 años... ¡y sumando!

Pocas escuderías de automovilismo tienen el honor de celebrar 50 años de existencia y a la vez de actividad ininterrumpida. Este año, la emblemática Escudería Costa Brava pasa a formar parte de tan selecto grupo. El 21 de diciembre del 1971 fueron firmados los estatutos que certificaban su nacimiento, con Manuel Ferrari como presidente y Juan Carlos Acosta como vicepresidente; el secretario y el tesorero eran Enric Garriga y Josep Culubret, respectivamente, y Francisco Gutiérrez, Agustí Boix y Salvador Servià, los tres vocales. El domicilio social estaba en Girona, en el domicilio particular de Manolo Ferrari y muy pronto fue trasladado al local, también en la misma ciudad, donde Alfonso Álvarez, que posteriormente también sería presidente, tenía ubicada, conjuntamente con otros socios, una autoescuela.

En este medio siglo de existencia, la Escudería Costa Brava ha tenido como presidentes los mencionados Manuel Ferrari Padrós y Alfonso Álvarez Octavio de Toledo, y posteriormente asumieron el cargo Jaime Puig Romeu, Josep Maria Falcó Huguet, Josep Maria Ventura Viadé y Joaquim Alsina Sureda, que lo es desde el año 2009. Jaime Puig gestionó, en la segunda mitad de los años 70, la creación del logotipo ovalado representativo de la escudería, que continúa plenamente vigente; por ese motivo se ha respetado fielmente su diseño para crear el logotipo conmemorativo de estos 50 años.

El inicio de actividad de la Escudería Costa Brava mostró la fuerza con la que nació, con tres Seat 1430 estrictamente de serie inscritos en el Rallye de Monte-Carlo 1972 para Salvador Servià-Agustí Boix, Enric Garriga-Valentín Alonso i Alfonso Plana-Julio Sánchez-Josep Planas, todos ellos encuadrados en la categoría B, que equivalía a promoción o amateur.

La cifra conjunta de pilotos y copilotos que durante estos 50 años han competido, sea permanentemente o bien de forma esporádica, supera el número de 400. Destacan los nombres de aquellos pioneros que fueron los hermanos Salvador y Josep Maria Servià, Teri Serra, Agustí Boix, Joan Tarrés, Josep Maria Tits Ventura, Josep Culubret, Pere Auradell, Jaume Met Vizern, Rafael Pinedo y otros de generaciones posteriores como los hermanos Josep y Joaquim Alsina, Josep Genoher, Xavier Sàbat, Josep Maria Ferrer Trias, Jordi Mercader, Ferran Nieva, Cèsar Grau, Francesc Busquets y Joaquim Guillamet –la mayoría de ellos “gente de la casa” desde siempre y por siempre jamás– y otros como por ejemplo Manel Juncosa, Joan Fernández, “Jean Claude”, Claudi Caba, Joan Aymamí, Hansi Bäbler, David Guixeras, Joan Vinyes Dabad... y un largo, muy largo, etcétera.

Nombres tan relevantes como algunos de los expresados dan a entender cuán diáfano es el palmarés de la Escudería Costa Brava a partir de aquel primer gran éxito que aportó Teri Serra en 1975, al acabar tercero absoluto en el Campeonato de España de Turismos y conquistar el Trofeo para vehículos de Fabricación Nacional al volante de su Seat FU 1800 preparado Juncosa.

La Escudería Costa Brava también organizó pruebas: el Rally de Promoción 1977, con base en Anglès; diferentes ediciones del Slalom de Pals, y desde el año 1977 hasta 1982 el Rally Garrotxa, que a partir de 1978 añadió la denominación Critèrium Teri Serra en honor a aquel piloto fatalmente desaparecido. También organizó una prueba de la primera edición del Campeonato Zanini-Racing (1980), que se disputó en Quart.