Cerca de 90 equipos en la Subida Villa de Moya

La 18º Subida Villa de Moya se presentó anoche en la Casa de la Cultura de este municipio, como una de las citas más interesantes del Campeonato de Las Palmas de Montaña, pues contará con unos 90 pilotos participantes, según figuran ya en el listado provisional que se hará oficial por orden de salida este miércoles por la tarde. Recordamos que la subida está abierta a las modalidades de velocidad (39 inscritos), regularidad sport (29) y fórmula rally (18). Un año más, Moya demuestra tener un atractivo especial para una gran mayoría de los pilotos. Entre los inscritos, el principal favorito será Miguel Cabral con su Mitsubishi Lancer Evo X, además de Gustavo Bolaños con otra montura similar.

Moya es puntuable para el Campeonato de Montaña de Las Palmas y sus diferentes trofeos promocionales, al que se añade la Copa R-5 Turbo Canarias, con varios representantes, destacando los "soplillos" de José Calderín y del piloto de Fontanales, Alexis Santana.

Para la organización del CD. Azuatil, la alta inscripción es todo un éxito adelantado de la competición, que ahora se deberá reforzar al máximo con las cuestiones de seguridad, sobre todo de cara al público y aficionados, a los que se les pide máxima colaboración en el cumplimiento de las estrictas normas, tanto en el respeto de los horarios de cierre de la carretera como en su colocación y la prohibición de caminar por el asfalto o las cunetas desde que pase la caravana de vehículos de seguridad.

La presentación contó con la presencia de Raúl Afonso, alcalde de la localidad moyense, que estuvo acompañado por su concejal de Deportes, Gilberto Sosa. Por parte del Cabildo de Gran Canaria acudió su consejero de Deportes, Francisco Castellano. Y por la parte organizativa el presidente de Azuatil, Carlos Larrodé, además del presidente de la FALP, Miguel Angel Domínguez. El acto fue presentado por Manuel José Santana, coordinador de las organizaciones de este club deportivo.

Afonso recordó que esta subida es la referencia del club Azuatil, con ella comenzó todo y ya van 18 ediciones disputadas en este municipio y se inició la estrecha colaboración que ha llevado a unos cuantos éxitos deportivos con el automovilismo, gracias al trabajo de todos los que a lo largo de estos años han contribuido de alguna manera a sacar adelantes estos eventos, que vienen muy bien para que se siga hablando de Moya como punto de destino.

Para Castellano, en esta subida de Moya y más cuando también forma parte de ella el pueblo de Fontanales, le trae muchos recuerdos de su afición al automovilismo desde hace muchos años y de los vínculos de la gente de este municipio con este deporte. Por último deseó mucha suerte a los numerosos participantes que se van a encontrar en esta edición.

El operativo de seguridad montado por la organización fue lo que más destacado para el presidente Domínguez, que resaltó el escrupuloso cumplimiento de las medidas desde la primera prueba con la Subida de Montaña Alta, ya que no se puede bajar la guardia nunca e implementar todas las normativas nuevas que contribuyan a garantizar. Es un deporte de riesgo para todos y todos debemos contribuir a que sea un deporte seguro.

La maquinaria para el buen desarrollo de la prueba ya está en marcha. Con los cambios introducidos en esta edición, se espera mejorar en general la competición, con las zonas de asistencia fuera del casco urbano. Este año estarán orbitando alrededor de la Villa de Moya, con protagonismo especial también para el pueblo de Fontanales, con la ceremonia de entrega de trofeos al final de la subida. En el centro de Moya, la principal actividad se realiza en la tarde del viernes, con las verificaciones técnicas de los vehículos en el Parque Pico Lomito.

Al final de la presentación, los asistentes fueron testigos del alto nivel de los equipos de seguridad y emergencias de la empresa Provital, que colabora con los eventos del automovilismo y de forma asidua con el CD. Azuatil. Para ello desmontaron todo el contenido de una ambulancia de las que normalmente asisten a las competiciones del motor, exponiendo los complejos dispositivos técnicos y materiales para actuar en caso necesario.

La Subida de Moya, además del patrocinio del Cabildo Insular y el Ayuntamiento de Moya, vuelve a contar con la empresa Icamotor, que aportará la caravana de seguridad de la subida con coches de su emblemática marca deportiva Abarth. Por ello, el singular diseño del cartel a cargo de Adrián Sosa, tiene de protagonista al 500 Abarth de la marca italiana. Un amplio elenco de firmas colaboradoras se suman un año más a la prueba, como se puede comprobar en el cartel oficial.

El programa arranca este viernes con las verificaciones durante la tarde en el parque Pico Lomito del caso de Moya, para continuar el sábado con la manga de reconocimiento desde las 10 horas. La carretera de la subida Moya-Fontanales se cierra desde las 8:30. Y este miércoles a las 20 horas se publica la lista por orden de salida.