Malcolm Wilson se muestra satisfecho del rendimiento de sus pilotos en el Monte-Carlo

El director de M-Sport, Malcolm Wilson, ha evaluado optimistamente su nueva alineación de pilotos, Mads Ostberg y Eric Camilli, después de su debut en competición con suerte dispar en el Rallye Monte Carlo.

Volviendo al volante del Ford Fiesta RS WRC de M-Sport tras dos temporadas en Citroën, Ostberg (imagen principal) fue quien logró el mejor resultado en el Monte, con una meritoria cuarta plaza en su primer rallye con su nuevo copiloto, Ola Floene.

“Mads hizo un rallye perfecto, exactamente lo que esperábamos de ellos”, ha dicho Wilson a la web del Mundial. “Este no era un rallye que le guste, pero su madurez le permitió terminar con un buen resultado y sabiendo muchas de las cosas que debe aprender. Ha encajado bien en el equipo. Como piloto creo que ha madurado mucho desde que estuvo con nosotros en el pasado y ha traído algunas buenas ideas”.

El segundo nuevo fichaje del equipo, la joven promesa francesa de 28 años, Eric Camilli, no le fue tan bien. Después de impresionar con un buen crono en el cuarto tramo del viernes, abandonó en el quinto tras salirse en la misma curva helada en la que tuvieron problemas Robert Kubica, Hayden Paddon y Elfyn Evans.

“Para Eric fue agridulce. No es frecuente tener un accidente en un rallye provocado por ir demasiado lento. Pero eso es lo que pasó”, ha comentado Wilson.

“Estaba siendo muy cauto en la nieva y cuando aceleró pagó un precio muy elevado. Fue un error de novato y no creo que vuelva a hacerlo de nuevo”.

“Está bien, es una lástima porque no pudo ganar experiencia, pero el potencial está ahí para que todos los vean, tal y como hizo en el cuarto tramo, cuando fue el quinto más rápido en su cuarta especial con un World Rally Car. Me complace ver el rendimiento que será capaz de demostrar”.